Yoga

  El Yoga Infantil es una forma muy divertida de que los niños/a desarrollen sus habilidades en un entorno positivo y sin competitividad. El Yoga proporciona “herramientas” a los/as niños/as para ayudarlos a ser más felices, y a sentirse más satisfechos consigo mismos, ya que aumenta la autoestima y la confianza. Los niños aprenden a … Continue reading Yoga

 

El Yoga Infantil es una forma muy divertida de que los niños/a desarrollen sus habilidades en un entorno positivo y sin competitividad. El Yoga proporciona “herramientas” a los/as niños/as para ayudarlos a ser más felices, y a sentirse más satisfechos consigo mismos, ya que aumenta la autoestima y la confianza. Los niños aprenden a desarrollar su capacidad de atención, memoria, concentración y relajación, a la vez que aprenden también a canalizar su energía y su autocontrol a través de juegos y ejercicios. A parte de los beneficios físicos y mentales, un principio central de la práctica de yoga es el respeto y el honor: por nosotros mismos, por el otro y por nuestro entorno.

¿Cómo Trabajaremos?

Las clases se realizaran  en un ambiente limpio, tranquilo, ventilado y silencioso. Se pueden utilizar colchonetas o alfombrillas apropiadas y los niños pueden estar descalzos o con calcetines.

La actividad consistirá en el aprendizaje de la técnica de yoga a través de la diversión del juego y el ejercicio físico que fomentará la fuerza, el equilibro y la coordinación. La enseñanza de valores a través de cuentos, canciones, viajes imaginarios, juegos y la gestión de las emociones para aumentar su fuerza interior. Se enseñarán técnicas de relajación y concentración para desarrollar el autocontrol y la gestión del estrés.

Los niños deben sentirse cómodos y relajados. El secreto está en la respiración, inhalar y exhalar por la nariz es esencial para que el niño pueda estirarse y obtener el equilibrio necesario para empezar a practicar las posturas del yoga. Una vez que el grupo controle su respiración, el profesor empezará con las posturas.

Con los niños, las posiciones hay que ir practicándolas poco a poco. Como ya mencionamos al principio deben aprender a respirar, relajarse y después a concentrarse, todo ellos dinamizado con juegos para motivar a los niños.

La metodología cumple las siguientes características:

  • Participativa: motivando a los niños a implicarse en la actividad y técnica planteada.
  • Lúdica: uno de los objetivos de la actividad es que los niños aprendan de una manera divertida.
  • Inclusiva: integrando a todos los niños, sin hacer diferencias entre ellos, para que se cree vínculo entre ellos y no haya competitividad.

 

Objetivos:

  • Mejorar la concentración.
  • Aumentar su capacidad para enfocarse en tareas específicas, gracias al principio de ‘presencia’, de ‘estar aquí y ahora’.
  • Favorecer la interacción con los demás. A través del juego se consigue fomentar lazos entre ellos, se les enseña reglas básicas como el respeto del turno, valores como la tolerancia, la cooperación, habilidades sociales como la empatía, presentarse, saber escuchar, etc.
  • Ayuda a reconocer, observar y gestionar las emociones. a través de juegos y actividades divertidas. Enseña a los niños/as a conocerse a sí mismos y a saber lo que es bueno o no para ellos/as, estimulando su crecimiento personal.
  • Desarrollar los músculos motores.
  • Mejorar la flexibilidad y los hábitos posturales de la columna vertebral.
  • Aprender hábitos de respiración.
  • Aumentar de la autoestima.
  • Bajar el nivel de estrés infantil.
  • Encontrar Calma y relajación.
  • Potenciar el desarrollo de la atención, concentración, memoriae imaginación.
  • Armonizar la personalidad y el carácter.